¿Por qué mi pan sin gluten se hunde o colapsa durante o después de hornearlo y cómo evitarlo?

Cuando se trata de hornear su propio pan sin gluten, es tanto un trabajo de amor como una lección de paciencia a través del proceso de prueba y error. De hecho, si eres un principiante, habrá mucho ensayo y error. Sin embargo, la verdad es que, incluso si está en el lado más experimentado de las cosas, es probable que se encuentre con alguna falla aquí y allá. Un error particular que es prácticamente un rito de iniciación en el mundo del pan sin gluten es el «colapso».

Entonces, ¿cómo evitar el temido “fracaso” de una hogaza de pan sin gluten colapsada y hundida? Bueno, se reduce a más o menos tres posibilidades, eres una; sobre-prueba, dos; no dar en el blanco con la temperatura del horno y el tiempo de horneado; o tres, agregando demasiada agua.

Hacer su pan sin gluten realmente no permite mucha experimentación o margen de maniobra para sustituciones u omisiones de ingredientes. La clave para una buena hogaza de pan sin gluten es seguir la receta que está usando de la manera más exacta y precisa posible. Una vez que haya practicado y tenido varias experiencias, tendrá una mejor idea de dónde, en una receta, puede hacer ajustes (si los hay). La experiencia le brinda la flexibilidad y el conocimiento para hacer ajustes, si es necesario, y el conocimiento de cómo corregir cualquier error cuando las cosas van mal con bastante rapidez.

Sobre pruebas

El tiempo de prueba es importante con cualquier pan, ya sea sin gluten o no. Con respecto al pan sin gluten, le da tiempo a la masa para que se fortalezca a fin de capturar las bolsas de gas que crea la levadura a medida que se come los azúcares.

Ahora, a pesar del hecho de que los ingredientes en un pan sin gluten imitan lo más posible las características del gluten, todavía no es gluten. Es imperativo apegarse a la cantidad sugerida de tiempo de leudado, ya que ir más allá casi puede garantizar que su masa se leudará en exceso. Obviamente, hay un pequeño margen de maniobra aquí, particularmente en lo que respecta a la temperatura ambiente; de modo que en el invierno es probable que su tiempo de prueba sea más largo que en el verano.

NOTA:

Muchas recetas ofrecen la sugerencia de dejar leudar la masa sin gluten y duplicar su tamaño. Cíñete al tiempo sugerido, incluso si tu pan no ha duplicado su tamaño.

Otra forma en la que el pan sin gluten recibe un poco de ayuda en el camino es donde está probado; a saber, un molde para pan. La prueba en un molde para pan ayuda a mantener la forma y la estructura de su barra horneada de pan sin gluten. Al verse obligado a permanecer dentro de un espacio confinado, permite que la masa se eleve hacia arriba, en lugar de expandirse y potencialmente aplanarse. Solo hay un problema, o no es realmente un problema, pero no desea permitir que el pan se eleve por encima del borde de su molde para pan. Se acumula una sobreabundancia de gas dentro de la masa, lo que hace que el pan horneado se colapse durante el proceso de horneado o justo después de sacarlo del horno.

Si bien puede ser tentador permitir que su masa sin gluten se eleve por encima del molde para pan porque parece que será mucho más esponjosa y aireada, no lo haga. Es importante recordar que hay un aumento final en el horno, por lo que su masa aún necesita las «paredes» del molde para pan para ayudar a mantener su forma y estructura.

Tiempo y temperatura

El pan sin gluten tiende a hornearse mejor a temperaturas más bajas que el pan normal. La razón de esto es que las recetas de pan sin gluten requieren más humedad que el pan normal. Hornear a una temperatura más baja permite que el pan sin gluten suba sin hornearlo demasiado rápido y se seque lo suficiente como para establecer la forma y la estructura del pan final.

CONSEJO: Si encuentra que su pan se está dorando demasiado rápido, puede cubrirlo con papel de aluminio una vez que haya dejado de crecer.

Por lo tanto, bajar la temperatura de 325 °F (163 °C) a 300 °F (150 °C) y agregar otra media hora al tiempo de horneado debería ayudar a evitar que el pan se hunda o colapse después de hornear.

Una vez que esté horneado, dejar la hogaza de pan sin gluten en el horno con la puerta del horno abierta para que se enfríe lentamente puede ayudar a prevenir el colapso repentino debido a los cambios drásticos de temperatura.

demasiada humedad

Entonces, ha ajustado el tiempo de prueba, no está haciendo demasiadas pruebas. Bajó la temperatura y extendió el tiempo de horneado, y todavía se está derrumbando. ¿Ahora que? Es muy posible que haya demasiada agua o humedad en el pan para permitir que la hogaza horneada de pan sin gluten se sostenga por sí misma.

Entonces, si encuentra que su barra de pan sin gluten se derrumba después de hornear pero no está húmeda o pegajosa en el medio, es probable que se deba a un exceso de agua. Intente reducir la cantidad de agua que usa en aproximadamente ¼ de taza (59 g). Siempre que la masa aún esté bastante húmeda y no se desmorone en absoluto, este pequeño ajuste no debería afectar el sabor general del resultado horneado, pero sin duda ayudará a mantener su estructura y ayudará a evitar el temido hundimiento o colapso.

Los puntos clave

La conclusión principal, particularmente cuando se trata de pan sin gluten (y realmente no puedo enfatizar esto lo suficiente) es que al seguir una receta, intente cumplir con la receta lo más posible y evite ajustar, omitir o usar alternativas. A menos que la receta ofrezca áreas para que hagas ajustes, realmente deberías evitarlo. Cumplir con la receta y las instrucciones garantizará más o menos el resultado deseado de una gran hogaza de pan sin gluten.

Si desea evitar un pan que se hunde o colapsa una vez horneado, tenga en cuenta lo siguiente:

  • No querrás probar en exceso, apégate a la cantidad de tiempo sugerida y evita permitir que duplique su tamaño (recuerda que aumentará aún más durante el proceso de horneado)
  • Baje la temperatura del horno y aumente el tiempo de horneado, solo un poco.
  • Reduzca la cantidad de agua (sé que dije que siga la receta PERO si las dos tácticas anteriores no han afectado si su pan se hunde o colapsa, este pequeño ajuste puede marcar la diferencia.
  • Eso es todo, como he dicho antes hornear, en general, es un trabajo de amor y un proceso de fracasos y éxitos. Cuanto mas practiques, mejor lo harás. No te rindas, sigue intentándolo y lo lograrás.