Errores más comunes que podrías estar cometiendo al hacer masa madre

Has encontrado un nuevo hobby: hacer panes artesanales en casa. O bien, decidió montar un negocio y vender panes caseros frescos, emprender en la panadería. Luego buscó las recetas en el blog de Meu Pão Caseiro y compró los ingredientes necesarios.

¡Hasta aquí todo bien! Sin embargo, después de todo el esmero de mezclar, amasar, dejar reposar y hornear, nada de esa masa tersa y esponjosa. Finalmente, el pan no estaba ni cerca de lo que esperabas.

Si estás aquí, lo más probable es que acabo de contar tu historia. Pero tú no estás solo. A veces, lo que pasa es que olvidamos, o no sabemos, detalles importantes a la hora de hacer pan artesanal en casa. Así que, a partir de ahora, descubrirás algunos de los errores más comunes en la repostería. ¡Entonces, los arreglarás de una vez por todas y conquistarás el pan casero perfecto soñado!

Errores de horneado más comunes

1. Mano equivocada en la cantidad de líquido.

Este es uno de los errores más comunes al hacer pan casero en casa. Al fin y al cabo, para quienes se están iniciando en el arte de transformar la harina en deliciosos panes, la capacidad de absorción de este ingrediente sigue siendo un misterio.

De hecho, cada harina absorbe el líquido de alguna manera. Entonces, a menos que la receta requiera más agua, use suficiente agua para que la masa se suelte del fondo de su tazón. De hecho, lo ideal es no añadir todo el líquido de golpe. Por eso, nuestro consejo es: añade el agua o la leche poco a poco. De esa manera, sabrás si fue suficiente o si necesitas más. Al fin y al cabo, basta con ponerlo, sacarlo…

2. Medición de ingredientes en el “globo ocular”

En el pasado, tener una báscula en casa no era común ni barato. Con el tiempo, se hizo más fácil tener el utensilio en tu cocina y a un precio muy asequible. Así que, para evitar otro de los errores más comunes en la repostería, pesa todos los ingredientes. Si usa tazas y cucharas para seguir las recetas y funciona, ¡genial! Pero si tu idea es hacer pan para vender, lo mejor es tener una receta estándar. Entonces, evitas que los bollos salgan todos los días de alguna manera, ¿estás de acuerdo?

3.Error en el punto de fermentación de la masa

La fermentación es un paso vital para que tu pan artesanal quede impecable. De hecho, es a través de ella que la masa alcanza todo su potencial de crecimiento. Además, se asegura de que tu pan desarrolle esa hermosa corteza. Desafortunadamente, es posible que solo te des cuenta de que algo anda mal cuando el pan no sube en el horno. Existe una forma práctica de descubrir (y evitar) otro de los errores más comunes en la repostería.

Entonces, para asegurarte de que la fermentación ha llegado al punto correcto, usarás el tacto. En cuanto repose la masa, pinchar un lado metiendo el dedo en el primer nudo. Luego observa cómo se comporta la masa en los próximos 30 segundos:

  • Si vuelve a su forma original de una vez, tan pronto como quitas el dedo, no ha fermentado lo suficiente. En otras palabras, necesita un poco más de tiempo.
  • Por otro lado, si la masa no vuelve a su forma normal, dejando un hueco en su lugar, esto indica que se ha pasado de la raya. Como resultado, es probable que se vuelva solar en el horno.
  • Si la masa vuelve lentamente a su forma original y puede ver dónde pinchó durante un tiempo, está en el punto de fermentación correcto.
  • Además, si cubre su masa con una envoltura de plástico y se pega, también es una señal de que la masa ha pasado el punto de fermentación.

4. Agregar sal incorrectamente

Ya hablé aquí en el blog sobre la importancia y el papel de la sal en la masa de pan. Sin embargo, uno de los errores más comunes al hacer pan casero es mezclar el ingrediente directamente con la levadura. Resulta que la sal tiene el poder de controlar el desarrollo de la levadura, lo cual es bueno en el proceso de horneado. Sin embargo, si mezclas los dos ingredientes, la sal termina inhibiendo la fermentación antes de que la masa alcance el punto correcto. Lo ideal entonces es poner sal en un lado del bol y levadura en el otro. Además, mezcle cada uno con un poco de la harina procurando que la interacción entre ellos se produzca de forma paulatina.

5. No cubra la masa en TODAS las etapas de preparación

¿También crees que tapar la masa mientras reposa es solo para protegerla del polvo? ¡Nada de eso! De hecho, el contacto de la masa con el aire forma una película no deseada. A veces incluso es necesario humedecer el paño. Al fin y al cabo, esta capa dura impide que la masa suba y acaba interrumpiendo el proceso de fermentación. Así que enrolle su masa, cubra con un paño limpio y deje que la levadura trabaje en paz.

6.Abrir el horno con anticipación

Otro error común al hornear es abrir el horno durante los primeros 20 minutos. Resulta que si el horno pierde calor en esta etapa, tu pan no formará la corteza tan esperada. Así que ten paciencia y evita abrir el horno antes de tiempo.

7. Uno de los mayores errores al hornear: Olvidarse de crear vapor dentro del horno

Además de dejar el horno cerrado, para que tu pan se hornee correctamente, debes corregir uno de los errores más comunes y quizás más olvidados: no generar vapor dentro del horno. Pero, ¿por qué es tan importante el vapor? Para empezar, el vapor es el encargado de intensificar y mantener el calor sobre el pan. Como resultado, la cáscara se forma y se mantiene. Además, en algunos casos, el vapor también contribuye al brillo final de la cáscara.

No tengo horno industrial. ¿Puedes crear vapor dentro de tu horno doméstico?

¡Sí! Primero, coloque un recipiente poco profundo con agua hirviendo en el horno durante los primeros 20 minutos, puede ser una bandeja para hornear. Para evitar que el agua se evapore rápidamente, puede enrollar un paño de cocina limpio en un rollo apretado y colocarlo en el agua hirviendo. De esa manera, el agua se evaporará lentamente. Pasados ​​los 20 minutos, se puede abrir el horno y sacar el recipiente.

Por otro lado, también puedes rociar abundante agua nada más sacar el pan a hornear. Para hacer esto, cierre la tapa del horno, dejando suficiente espacio para la boquilla rociadora. Luego ciérrelo pronto para asegurarse de que el vapor se concentre en la masa. En esta publicación, he revelado otros maravillosos consejos para que crees el calor y el vapor que necesitas para que tu pan se hornee correctamente.

¿Te han gustado los trucos para evitar los errores más comunes en la repostería? Para desentrañar todos los secretos de la repostería artesanal fácil, haz clic aquí.