Galletas de higos y nueces

Preparación 40 minutos (+1 hora 45 minutos – 2 horas 15 minutos de fermentación y 1 hora de tiempo de enfriamiento) Horneo 55-60 minutos Rinde aproximadamente 50 rebanadas

Estas galletas están basadas en una de mis recetas de pan favoritas. Horneados en moldes para pan pequeños, luego cortados en rodajas y horneados dos veces, son la galleta perfecta para un plato de queso. Son perfectos para servir junto con un cremoso brie maduro, un queso de cabra suave o un queso de vena azul más robusto.

Ingredientes

300 g (2 tazas) de harina fuerte para pan o pizza
150 g (1 taza) de harina integral o de espelta integral
Sobre de 7 g (2 cucharaditas) de levadura seca instantánea
1 cucharadita de sal fina
1½ cucharaditas de canela molida
1 naranja, ralladura fina
300ml de agua
90 g (60 ml / ¼ taza) de miel
1 cucharadita de esencia o extracto de vainilla natural
150 g de higos secos, picados en trozos grandes
125 g de pasas sin semillas
150 g de nueces tostadas y picadas en trozos grandes
Mantequilla derretida, para engrasar
2 cucharadas de semillas de amapola

Método

  • Combine las harinas, la levadura, la sal, la canela y la ralladura de naranja en un tazón grande. Hacer un hueco en el centro. Calienta el agua y la miel en una cacerola pequeña a fuego lento, revolviendo ocasionalmente, durante 2-3 minutos o hasta que estén tibias y combinadas. Retirar del fuego y agregar la vainilla. Agregue a la mezcla de harina y use una cuchara de madera y luego las manos para mezclar hasta obtener una masa suave.
  • Coloque la masa sobre una mesa de trabajo ligeramente enharinada y amase durante 8 a 10 minutos o hasta que esté suave y elástica y rebote cuando presione con el dedo. Agrega los higos, las pasas y las nueces y amasa hasta distribuir uniformemente por la masa.
  • Unte un tazón grande con mantequilla derretida. Agrega la masa, dándole vuelta para cubrirla ligeramente con la mantequilla. Cubra con una envoltura de plástico y colóquelo en un lugar cálido y sin corrientes de aire durante 1 a 1½ horas o hasta que duplique su tamaño.
  • Mientras tanto, unte dos moldes para pan de 7,5 cm x 22 cm o 9 cm x 19 cm (o uno de cada uno) con mantequilla y espolvoree con semillas de amapola.
  • Cuando la masa haya duplicado su tamaño, golpéala en el centro con el puño. Colóquelo sobre una mesa de trabajo ligeramente enharinada y amase durante 2-3 minutos o hasta que se reduzca a su tamaño original. Divida la masa por la mitad, forme un tronco con cada mitad del largo de cada lata. Coloque un tronco de masa en cada una de las latas. Cepille la parte superior de los panes con un poco de agua y espolvoree con más semillas de amapola. Cubrir con un paño de cocina ligero y reservar en un lugar cálido y sin corrientes de aire durante 45 minutos o hasta que la masa haya duplicado su tamaño.
  • Precalienta el horno a 200°C (180°C con ventilador). Hornea los panes en horno precalentado durante 35 minutos o hasta que suenen huecos al golpearlos en la parte superior. Deje reposar en las latas durante 5 minutos antes de colocarlas sobre una rejilla para que se enfríen por completo.
  • Forre dos bandejas para hornear grandes con papel de hornear antiadherente. Reduzca el horno a 150°C (130°C con ventilador).
  • Una vez fríos, corta los panes en rodajas muy finas y colócalos en una sola capa sobre las bandejas forradas. Hornee en horno precalentado durante 10 minutos, dé la vuelta a las rebanadas y hornee durante 10 a 15 minutos más o hasta que estén crujientes en los bordes (se volverán más crujientes a medida que se enfríen). Dejar enfriar en las bandejas.
  • Consejos del panadero

    • Estas galletas se conservarán en un recipiente hermético hasta por 1 mes. Es posible que se ablanden con el tiempo debido a los higos. Si es así, refrescarlos en un horno precalentado a 150°C (130°C con ventilador) en una sola capa sobre una bandeja forrada durante 10-15 minutos.