pan portugués

Descarga gratis la hoja de cálculo para calcular los ingredientes según la cantidad y el tamaño de los panes. Además, también recibirá un correo electrónico gratuito con consejos para hornear cada 15 días.

Estos ingresos están patrocinados por Fleischmann.

Es un honor tener aquí la empresa que creó la levadura comercial a fines del siglo XIX y que está en Brasil desde hace 90 años.

Y para ti que te gusta nuestro canal, visita el perfil de Fleischmann en Instagram @fleischmannbrasil

    pan portugués

    • Rendimiento: 3 panes de 200 g
    • Tiempo de manipulación: 30 minutos
    • Tiempo total de preparación: 4 a 5 horas

    ESPONJA

    • 80 g (⅔ taza) de harina para todo uso
    • 80 g (⅓ taza) de agua tibia
    • 5 g (½ sobre de 10 g) de levadura seca instantánea

    PASTA

    • 320 g (2½ tazas) de harina para todo uso
    • 8 g (½ cucharada) de sal
    • 8 g (1 cucharada) de azúcar
    • 12 g (¾ de cucharada) de aceite de oliva
    • 160 g a 175 g (⅔ taza) de agua

    Accesorios

    Modo de preparo

  • En un tazón pequeño, agregue 80 g de harina de trigo.
  • 5 g de levadura seca instantánea, esto hace medio sobre de 10 g
  • Si lo desea, use un sobre entero y duplique todos los demás ingredientes, aumentando el rendimiento de la receta a 6 panes.
  • Mezclar los dos ingredientes
  • Y añade 80 g de agua… puede calentar un poco si tienes un día más frío. El agua tibia es aquella en la que pones el dedo y no se siente ni fría ni caliente.
  • Revuelva hasta que esté muy homogéneo.
  • Ahora solo espera de 30 a 60 minutos hasta que duplique su tamaño.
  • 60 MINUTOS
  • En un tazón grande, agregue 320 g de harina para todo uso.
  • 8 g de sal
  • y 8 g de azúcar
  • Mezclar los 3 ingredientes
  • Y pon la esponja que estaba en el otro bol
  • Añadir 12 g de aceite. Es él quien dará la ternura y la amarillez de este pan.
  • Pesar 175 g de agua… recordando que nunca se debe echar todo, ya que algunas harinas absorben más agua que otras.
  • Aprieta y gira hasta obtener una masa homogénea.
  • Cuando hayas quitado toda la harina del tazón, transfiere la masa a la encimera.
  • Sosteniendo con una mano, empuje la masa sobre la encimera usando la base de la palma de la otra mano.
  • Doblar por la mitad, dar la vuelta a la costura y empezar de nuevo.
  • Repite esta secuencia durante 5 minutos.
  • 5 MINUTOS
  • Forma una bola…
  • Poner un chorrito de aceite en el bol
  • Pasar la superficie de la masa y girar con la costura hacia abajo.
  • Dejemos así hasta que doble su volumen, lo cual debe tomar 1 hora a una temperatura cercana a los 26 °C. Ojo con el crecimiento, con el calor este tiempo es más rápido y con el frío tarda más.
  • 1 HORA
  • Transferir al banco…
  • Y dividir en 3 partes iguales con un cuchillo plano o una espátula de panadero.
  • Formar una bola con cada porción
  • Coloque la parte más lisa hacia abajo.
  • Apriete con la punta de los dedos para eliminar el gas de fermentación.
  • Dobla los extremos hacia el centro.
  • Juntar todas las partes
  • Baja la costura
  • Y usa ambas manos para terminar la pelota.
  • Haz esto con las 3 partes, tapa y deja reposar por 5 minutos.
  • 5 MINUTOS
  • Ahora viene el modelado final: espolvorear un poco de harina sobre la masa
  • Apriete con la punta de los dedos
  • Use un rodillo para extender hasta aproximadamente un pie de largo.
  • Ajuste la parte superior para que permanezca recta
  • Comience haciendo un pico con ambos extremos de la parte inferior.
  • Y rodar hasta la cima
  • Cada vez que hagas un pliegue en la masa, dale un pequeño tirón hacia atrás para que la superficie quede muy lisa y estirada.
  • Mantén la costura que se forma al final siempre hacia abajo.
  • Riza un poco los extremos para que queden puntiagudos.
  • Este pan lo hornearemos sobre una piedra refractaria dentro del horno
  • Para colocar los panes sobre la piedra necesitaríamos una pala de pizza, pero improvisemos con un trozo de cartón: este mide 40 cm x 25 cm
  • Espolvorea un poco de harina sobre el cartón y cubre con una hoja de papel pergamino.
  • Distribuya los 3 panes en el papel, bien espaciados
  • Tapar y esperar la mitad del tiempo de la primera fermentación, es decir, 30 minutos
  • Ponga el horno a 250 °C con calor solo en la parte inferior.
  • La piedra refractaria debe estar muy caliente antes de recibir los panes.
  • 30 MINUTOS
  • La masa está ligeramente inflada y al tocarla tarda en volver. Este es el punto dulce de la segunda fermentación.
  • Antes de terminar, toma un molde para pan o un asador de borde alto, coloca uno o dos paños enrollados dentro y vierte agua hirviendo hasta llenar la mitad del recipiente.
  • Transfiera esta forma a la parte inferior o inferior del horno. Esto garantiza el vapor necesario en los primeros minutos de cocción.
  • Espolvorea harina sobre los bollos con un colador.
  • Coloque una hoja de afeitar en el extremo de un palillo de madera. Puede ser una brocheta de barbacoa, un palito de manicura o incluso unos palillos de comida japonesa.
  • Haz un solo corte, no muy superficial, con la hoja ligeramente inclinada y sin llegar a los extremos.
  • Vierta un chorrito de aceite en el corte abierto en la masa. Esto es lo que ayuda a que la corteza sea más amarilla.
  • Coloque con cuidado el cartón con la masa sobre la piedra refractaria, sostenga el papel pergamino y tire suavemente del cartón. Es bastante simple.
  • Rocíe agua en la parte inferior, sin golpear los bollos, para generar aún más vapor.
  • Dejemoslo así por 15 minutos
  • 15 MINUTOS
  • Pasado este periodo inicial de crecimiento, cortamos el vapor, quitando la forma con los paños.
  • A partir de aquí no crece más, solo falta terminar de formar el corazón y dorar la corteza. Debería tomar otros 15-20 minutos.
  • 15 MINUTOS
  • ¡Listo! La corteza quedó dorada, como queríamos y tenía esta hermosa capa de harina. El fondo también era agradable.
  • Colocar sobre una rejilla y dejar enfriar durante al menos 15 minutos.
  • 15 MINUTOS
  • Esta receta no es difícil, solo hay que cogerle el truco al horno para que los panes suban bien
  • La corteza es crujiente por fuera y por dentro, el aceite ayuda a que las migas queden muy suaves, como un pan francés.
  • ¡Ya puedes llamar a familiares o amigos para disfrutar de esta maravilla de pan!