pan sueco

Conocido como pan sueco, su nombre original es Knäckebröd (en portugués, pan crujiente).

Tiene forma de galleta rectangular y es muy tradicional en la región escandinava. El pan sueco tradicionalmente usa Kummel, una semilla similar al comino, en su receta. Sin embargo, es opcional, puedes cambiar por semillas de comino, sésamo, avena u otros granos de tu preferencia.

Y aquí en el blog hay una receta de Crackers con eliminación de levadura natural que también vale la pena echarle un vistazo.

pan sueco

  • 150 gramos de harina de trigo integral
  • 50 gramos de harina de trigo blanca
  • 130 gramos de agua
  • 15 gramos de mantequilla sin sal en punto de pomada
  • 4 gramos de levadura seca
  • 4 gramos de sal
  • 1 puñado de semillas de comino o kummel (opcional), semillas de sésamo e hinojo al gusto
  • En un bol, mezclar las harinas con la levadura y el agua hasta formar una masa. Si se siente demasiado seco, agregue muy poca agua.

  • Añadir sal y amasar un poco más.

  • Añadir la mantequilla en el punto de pomada y amasar justo hasta que la masa quede muy tersa y uniforme, no hace falta que llegue al punto velo.

  • Agregue las semillas, cubra con un paño de cocina y deje fermentar a temperatura ambiente (alrededor de 26 grados centígrados) durante aproximadamente 1 hora.

  • Después de este primer reposo, dividir la masa en 2 partes y estirar sobre una mesada enharinada hasta que quede fina.

  • Cortar la masa en rectángulos de 10 cm x 5 cm, colocar en una bandeja para hornear y hornear en un horno medio (alrededor de 180°) durante 15 a 20 minutos o hasta que esté crujiente.

  • Después de hornear, déjalo enfriar sobre una rejilla y guárdalo en un recipiente hermético para evitar que se ablande.

CONSEJOS DE RECETAS

Estirar la masa muy fina- Para que la galleta quede bien crocante, abrir la masa muy fina. Hará toda la diferencia en el resultado final.

Modelado – Para facilitar el modelado, puedes usar papel antiadherente o láminas de teflón, así ya modelas las galletas y las llevas directo a la charola para hornear.

Semillas: use granos y semillas de su elección. El sésamo agrega un crujido extra a esta receta.

Guarniciones: el pan sueco combina muy bien con paté, antipasti, queso y, por supuesto, un buen vino. En Escandinavia son muy habituales los bocadillos con este pan. Es delicioso.